CoachingCoaching Deportivo

“El poder del la Atención”

¿Por qué me cuesta tanto mantenerme en el momento presente?

Compartir en Whatsapp

¿Por qué me cuesta tanto mantenerme enfocado en el momento presente?

Durante una sesión de coaching que realizábamos a través de Skype con una deportista de alto rendimiento que está ingresando en su carrera profesional, ella me revelaba que no le era fácil mantener su concentración durante mucho tiempo en el momento presente, y que sentia que este aspecto le impedía mantener su estado ideal de rendimiento durante los entrenamientos y en competencia.

Ella describía que no tenía mucha capacidad de concentración.

Durante el proceso de indagación, comenzaron a aparecer datos importantes, por ejemplo, que mientras entrenaba o jugaba, su mente se distraía por pensamientos sobre tareas y obligaciones futuras que tenía que resolver y realizar fuera del ámbito deportivo.

Ella expresaba que tenía miedo de olvidarse de esas obligaciones como tener que ir al banco, hacer, una llamada importante, resolver un próximo viaje, etc., y por eso su mente se le iba a esos pensamientos en forma automática.

Es muy difícil permanecer en el aquí y ahora si tu mente tiene preocupaciones.

Si estamos haciendo algo y nuestra mente está pensando en otra cosa, estamos disociados, nuestro cuerpo está aquí, pero nuestra mente esta en otra cosa, en otro momento, no está ahora.

Eso es desenfoque, lo que llamamos desconcentración.

Estamos enfocados cuando nuestro cuerpo sentidos y mente están en el aquí y ahora en lo que estamos haciendo.

Es por eso que, para poder lograrlo a voluntad, es importante reeducar a nuestra mente, y entrenarla.

¿cómo lo hacemos?

Primero tomando consciencia de que todo se trata de nuestra “atención”, sí, de donde esta nuestra atención. Si ella va y se mantiene donde nosotros queremos, o ella se va a cualquier cosa automáticamente en cualquier momento.

Segundo, comenzando a comprender que deberíamos estar con la atención totalmente enfocada en la acción que estamos viviendo. O sea, sumergidos en la tarea que en ese mismo momento estamos haciendo, sea que estemos trabajando, manejando, caminando, corriendo, practicando un deporte, escribiendo, pintando, conversando, escuchando, analizando, programando, resolviendo etc. etc.

Tercero  tomando consciencia de que podemos “elegir momentos” para usar la mente como una herramienta, para pensar, planificar, proyectar, programar, reflexionar resolver, analizar. Ellas son funciones mentales necesarias que debemos comenzar a ordenar y a organizar eligiendo cuando es el mejor momento para hacerlo, “pero no mientras estamos realizando otras cosas”

Y quiero subrayar esto, uno puede estar pensando, resolviendo analizando, proyectando o haciendo otras cosas a nivel mental, pero el punto es haber decidido estar haciéndolo y estar enfocados cien por ciento en esa función.

Esto es diferente por ejemplo a estar cocinando, trabajando, entrenando o jugando, y que la mente este en otra cosa, o estar escribiendo un proyecto para el futuro, y estar mirando los mensajes en el celular, o pensando en que actividad física realizare por la tarde.

¿Quién dirige en que enfocar nuestra atención, nuestra mente, o nosotros?

Una mente que no está bajo “nuestro control”, nos lleva donde quiere, a situaciones pasadas o al futuro, en cualquier momento

Una mente “no” entrenada en el orden, es una mente desordenada, y la consecuencia es una ausencia de concentración en el momento presente, perdida de energía, menor rendimiento, falta de bienestar y muchas veces generadora de estrés.

Nuestra mente puede saltar de una a cosa a otra si no la hemos entrenado en ordenarla.

Estudios sobre la atención, demuestran que el 85 por ciento del tiempo estamos fuera del momento presente, ¿Dónde estamos?,” pensando”, sí,  solo el 15 por ciento del tiempo estamos con nuestra atención en el momento presente.

Es por todo esto que no nos es tan sencillo decidir estar en el ahora y lograrlo.

Reentrenar nuestra mente, ordenándola y decidiendo cuando y como usarla, nos permitirá tener el poder de enfocarnos donde queramos.

 

A veces sentimos que teniendo preocupaciones todo el tiempo en nuestra cabeza tenemos mayor control sobre ellas, pero si observamos detenidamente nos daremos cuenta de que no es así.

Claro que a veces es urgente y requiere que en el momento presente resolvamos situaciones problemas o conflictos. Si es así entonces deberíamos enfocarnos en ello, en un ciento por ciento.

Pero si no es urgente, sin no es una necesidad hacerlo ya, entonces deberíamos elegir cuando es el momento.

No se trata de tenerlo todo todo el tiempo en la cabeza.

Se trata de tener la cabeza limpia despejada, para que nuestra atención nos permita rendir al máximo en lo que estamos haciendo.

Con esta jugadora comenzamos a entrenar esto, y luego de un corto periodo de práctica lo que expresó fué que, se sentía más tranquila, más liviana, y que sentía un mayor bienestar, a la vez que aumentaba su cantidad de tiempo concentrada en el aquí y ahora.

Se trata de que en lo que estamos viviendo, o necesitemos hacer, estemos en un ciento por ciento enfocados, en ese aquí y ahora.

Si querés contarme una experiencia o una reflexión sobre este tema, si te resulto útil, o si sentís ganas de entrenar en este aspecto, escribime, desde la página me podés enviar un mensaje a mi WhatsApp, o a mi correo.

También si compartís esta nota con quienes crees que les puede interesar, te lo voy a agradecer.

Y gracias a vos por haberte tomado el tiempo de leerla

Hasta la próxima.

Artículos Relacionados

Compruebe También
Cerrar
Volver al botón superior
Open chat
Nos Conectamos....